La digitalización y la responsabilidad social corporativa como respuesta al coronavirus

La digitalización y la responsabilidad social corporativa como respuesta al coronavirus

¿Esta pesadilla acabará? ¿Se repetirán episodios parecidos? ¿Qué pasará cuando todo pase? ¿Estaré preparado para afrontarlo? ¿Cómo puedo ayudar?

Empresarios y autónomos se sienten impotentes. No sólo quieren superar su propia crisis, sino también poner su granito de arena para paliar la situación, pero no saben cómo. Desde Área Digital Abogados, hemos tenido la ocasión de comentar con nuestra amiga y experta en marketing digital, María José Millán. “¡Lo más responsable es continuar!” Afirmó contundente María José, con el júbilo y certeza que la caracterizan. “No hay nada más responsable que seguir adelante”. Y no podemos estar más de acuerdo. Hay que seguir adelante demostrando que hemos aprendido de los errores cometidos.

Esta crisis general nos ha pillado a todos por sorpresa. Entre tanta incertidumbre una cosa queda clara, no estábamos preparados. Muchas empresas y autónomos han improvisado de manera instantánea sistemas de teletrabajo, tirando de tutoriales o webinars para amoldarse como sea a la nueva realidad que se impone. Otros, ni siquiera han tenido la suerte de poder amoldarse. Les tocará empezar de cero en algún momento, deseamos que cercano. Pero tanto unos como otros deberán reinventarse.

Ha llegado para todos el momento del cambio de paradigma. ¡La realidad nos demuestra que es la hora de dar un paso definitivo hacia la digitalización y la responsabilidad social corporativa!

Debemos reestructurar nuestro modelo de negocio y apostar por la digitalización de los procesos, porque el mundo digital se impone. Es una realidad. Quizás después de esta crisis ya no viajemos tanto a otras ciudades para mantener una simple reunión, sino que prefiramos reunirnos por video-llamada.

Esta dura experiencia nos ha demostrado que utilizábamos en exceso algunos recursos, o lo que es igual, no explotábamos bien otros recursos más económicos y eficientes que llevan al mismo resultado, como las nuevas tecnologías. Quizás, paradójicamente en estos días hayamos comprobado cómo nuestro trabajo es más productivo que antes, porque ahorrándonos las horas de transporte podemos mantener más reuniones en un mismo día, reunirnos con más gente, dedicarnos más tiempo a nosotros y a estar con nuestra familia. Sin olvidar el impacto favorable que esta parada de la movilidad está teniendo para el medio ambiente. El coronavirus nos mantiene confinados, pero el cielo se nos abre con una luz renovada.

Pero el problema no se soluciona transformando nuestra empresa digitalmente para volver a la rueda del consumo incontrolado. La sociedad está pidiendo un cambio de conciencia que es imprescindible trasladar a las empresas, porque son su pilar. Es necesario dar un paso definitivo hacia la responsabilidad social, asumiendo, como miembros de esta gran familia llamada humanidad, la parcela de responsabilidad que nos corresponde.

¿Y cómo trasladamos esto a la empresa si la función de la empresa es justamente generar riqueza?

Pues sin duda, las empresas deberían comenzar por inculcar en su seno el comportamiento ético y la conducta responsable. Una buena manera de comenzar es a través de la implantación de planes de prevención y control de riesgos, que por un lado sostienen la ética y la política empresarial, y por otro lado ayudan a evitar que situaciones de crisis como esta nos vuelvan a tomar desprevenidos.

Estos programas de prevención y control de riesgos empresariales son conocidos comúnmente como programas de compliance penal o compliance.

¿En qué consiste un programa de compliance penal?

Un programa de compliance consiste en la elaboración e implantación de un plan ético de conducta responsable y la anticipación a casi todo tipo de riesgos, para dar una respuesta eficaz ante aquellos imprevistos que se puedan encontrar en el ejercicio empresarial.

Además de consolidar la cultura de responsabilidad corporativa y el comportamiento ético dentro de la organización, la implantación efectiva de un programa de compliance consigue trasladar estos valores más allá de sus integrantes, incluyendo proveedores, contratantes, administraciones públicas, instituciones europeas, clientes.

La empresa que tiene implantado eficazmente un programa de compliance, marca una clara diferencia con la competencia, porque demuestra su carácter y su apuesta firme por la responsabilidad social corporativa.

Hemos comprobado que la conducta irresponsable que hemos llevado hasta ahora no da buenos resultados. La sociedad y las empresas necesitan, por un lado, abrirse a la digitalización, y por otro reafirmarse en una cultura ética de cumplimiento responsable, donde todos nos comportemos como adultos y no acatemos las normas por miedo a la autoridad, sino porque estamos convencidos de que el mundo es de todos.

Si estamos de acuerdo en que el mundo es de todos, no hay nada más humano que sentirse parte de él y demostrarlo, haciéndonos responsables desde esa pequeña pero importante parcela que a cada cual nos corresponde.

 

Área Digital Abogados

Área Digital Abogados, con sede en Madrid, Barcelona, Valencia y Asturias, cuenta con un equipo de abogados especialistas en compliance penal, derecho de las nuevas tecnologías, delitos informáticos y protección de datos.

Si quieres contactar con Área Digital Abogados para llevar a cabo una compliance penal o para legalizar vuestras plataformas online, ¡contacta con nosotros! Os dejamos el link de contacto de nuestra página web para que elijáis el método que os resulte más cómodo: adabogados.net/contacto

 

Sobre la autora: Carmina Navarro, abogada especialista en Privacidad y Compliance Penal.